BREVE RESEÑA HISTÓRICA

Por largo tiempo se tuvo la curiosidad e inquietud en cómo se produce la cerveza. Se incursionó e investigó sobre cómo es su proceso de elaboración. Se hicieron algunos experimentos en casa con una receta Pale Ale propia y al comprobar su resultado, se decidió invertir los ahorros personales para la construcción y creación de la cervecería.

Posteriormente, se estuvo investigando los ancestros de mis abuelos, quienes emigraron de Austria luego de finalizada la primera guerra mundial, descubriendo que había un ancestro en la familia Kastowsky que elaboraba cerveza en forma casera, no comercialmente, hacia fines del siglo 18. Se logró rescatar sus recetas, de las cuales hay una que se decidió comenzar a elaborar comercialmente. Es así como nace la segunda variedad, la Cerveza de Trigo (Weizen).

Hacia mediados del año 2012, se finalizaron las pruebas de la variedad Porter y se participó en la fiesta de la cerveza negra en Osorno, donde se dio a conocer esta nueva variedad, teniendo también muy buena aceptación por parte del público. En ese momento nace la tercera variedad, la cerveza Porter.

Karlsbier (Cerveza de Carlos) nace como el producto de la pasión y entrega de dos personas, siendo el resultado de una cuidadosa elaboración con materia prima de selección, unida a la reconocida pureza y calidad del agua de Puerto Varas, cumpliendo además con la ley de pureza alemana del año 1516.

La Ley de la pureza (Reinheitsgebot en alemán) fue decretada el 23 de abril de 1516 por Guillermo IV de Baviera. En ella se establecía que la cerveza solamente se debía elaborar a partir de tres ingredientes: agua, cebada y lúpulo. La ley no mencionaba la levadura, que fue agregada posteriormente, ya que fue descubierta recién en 1880 por Luis Pasteur como parte del proceso de fermentación de la cerveza. Antes de conocer el mecanismo de fermentación, los cerveceros usualmente tomaban el sedimento de una fermentación previa y lo agregaban a una nueva. Si no lo podían obtener, usualmente ponían una serie de vasijas y en el proceso aparecía “por sí sola” la levadura.

Hoy en día, sigue estando vigente esta ley y Karlsbier cumple con ella, con lo que nuestra cerveza sigue manteniendo los mismos cuatro ingredientes naturales que tenía hace más de 500 años.

Karlsbier sigue creciendo y ya contamos con entregas también en Santiago. Los pedido realizarlos a través del contacto en esta página.

También nos pueden seguir en redes sociales.